D8mMlOOU+iogAAAAAElFTkSuQmCC

La meditación y diferentes tipos de amor

La meditación ayuda a localizar las diferencias neurológicas entre dos tipos de amor.

Investigadores de la Facultad de Medicina de Yale que estudian el cerebro de los meditadores, han descubierto que las áreas del cerebro que se activan al experimentar amor desinteresado (la intención profunda y genuina de que los demás sean felices sin esperar recompensa) están desactivadas cuando dos amantes se ven.
 “Cuando deseamos verdadera y desinteresadamente el bienestar de otros, no obtenemos el mismo nivel de excitación que viene con, por ejemplo, un mensaje de quien estamos enamorados románticamente, porque en el primer caso nosotros no importamos”, dice Judson Brewer, profesor adjunto de Psiquiatría de Yale, ahora en la Universidad de Massachusetts.
Estas investigaciones se han publicado el 12 de febrero en la revista Brain and Behaviour.
Las fronteras neurológicas de estos dos tipos distintos de amor se hicieron claras viendo las resonancias magnéticas de meditadores experimentados. Los centros de recompensa del cerebro que se activan con intensidad al ver la cara de la persona de la que estamos enamorados (o una imagen de la cocaína) están casi totalmente inactivos cuando a un meditador se le instruye en repetir en silencio cosas como “que todos los seres sean felices”.
La tranquilidad de este amor desinteresado por los demás, es diametralmente opuesta a la ansiedad causada por una discusión entre amantes o por su separación. Y tiene sus recompensas.
“La intención de esta práctica es fomentar el amor desinteresado (simplemente expresarlo sin buscar nada a cambio)”, dice Brewer. “Si te preguntas cuál es la recompensa por este amor desinteresado, simplemente piensa cómo te sientes cuando ves a gente ayudando a otros, o incluso cuando le abres la puerta a alguien la próxima vez que entres en una cafetería”.

A lo mejor también te interesa