Un verdadero líder

“Lo curioso es que la palabra líder en sí misma es un estereotipo y es aburrida, pero cuando te cruzas con un verdadero líder esa personas no es ni un estereotipo ni aburrida, de hecho es todo lo opuesto a un estereotipo o a alguien aburrido…
Un verdadero líder es alguien que, gracias a su poder, carisma y ejemplo, es capaz de inspirar a las personas; inspirar en el sentido profundo palabra, no como un tópico.
Un verdadero líder puede inspirarnos a hacer ciertas cosas que, dentro de nosotros, sabemos que están bien y que quisiéramos hacer pero que normalmente no conseguimos hacer por nosotros mismos.
Casi siempre te gustará cómo un verdadero líder te hace sentir, cómo de repente te sorprendes a ti mismo esforzándote más o pensando de alguna forma que nunca te hubieras planteado por ti mismo solo…
Un verdadero líder es alguien que nos puede ayudar a superar las limitaciones de nuestra pereza individual, de nuestros egoísmos, debilidades y miedos, y conseguir que hagamos cosas mejores, que nunca haríamos por nosotros mismos.

 

Es una cualidad misteriosa, difícil de definir, pero siempre la reconocemos cuando la vemos, incluso de niños. Probablemente recuerdes haberla visto en algunos entrenadores, profesores o en algún niño mayor que molaba, al que admirabas y querías ser como él … Una cualidad que de niño pudiste ver en un padre, madre o en un amigo de tus padres, o un supervisor del campamento de verano…
Y sí son `figuras de autoridad´ pero de un tipo especial de autoridad.
La autoridad real de un líder es algo que tu le das voluntariamente, y tu garantizas esa autoridad no con resentimiento o resignación sino con alegría… te hace sentir bien”.

 

David Foster Wallace (escritor americano)

 

La neurociencia de la resiliencia

 

“Cien veces al día, me recuerdo a mi mismo que mi vida, interior y exteriormente, depende de los esfuerzos de otras personas y que debo esforzarme para dar en la misma medida en la que he recibido y sigo recibiendo. – Albert Einstein

Extracto de una entrevista con Linda Graham, autora del libro sobre resiliencia Bouncing Back: Rewiring Your Brain for Maximum Resilience and Well-Beinghttp://ir-na.amazon-adsystem.com/e/ir?t=mindfulmoment-20&l=as2&o=1&a=1608681297,

“El cerebro se hace más fuerte (resiliente) cada vez que cultivamos emociones positivas, con un enfoque social, como gratitud, amabilidad, compasión, serenidad, asombro, disfrute, amor.

Veinte años de investigaciones en psicología positiva y en neurociencia convergen en sus descubrimientos de que una práctica diaria de, digamos, gratitud por ejemplo, es un antídoto para negatividad a la que de manera natural se inclina el cerebro.

Para nuestra supervivencia, nuestros cerebros están diseñados para prestar mayor atención a las experiencias negativas e intensas que a las positivas y sutiles. Esa tendencia a la negatividad es lo que nos ha hecho sobrevivir como individuos y como especie; nunca vamos a hacerla desaparecer.

Pero cuando, de forma intencionada y constante, cultivamos la gratitud por las personas y las cosas que forman parte de nuestra vida, estamos expandiendo nuestra percepción de la experiencia, alejándola de un modo de funcionar estrecho, contraído, de supervivencia, hacia una perspectiva más expansiva, más optimista donde podemos descubrir opciones y posibilidades.

La resiliencia es la consecuencia de una actitud que cultiva emociones positivas como la gratitud y se puede medir de forma fiable

Los neurocientíficos pueden documentar ahora con las resonancias magnéticas funcionales cómo el hemisferio izquierdo se activa más en las personas que practican esas emociones positivas. El hemisferio izquierdo tiende a relacionarse acercándose a la experiencia, mientras el hemisferio derecho tiende a evitar y retirarse de la experiencia.


Cuando enseño la práctica de la gratitud, invito a la gente a escribir libremente durante dos minutos recordando a las personas que hacen que su vida siga adelante, incluso si nunca los han conocido personalmente: la persona que recoge la basura que tiras, la que mete en el buzón las cartas que recibes, que recoge la sala de reuniones, los que reparan las carreteras, los que testan la calidad del agua que bebes, etc.

Esta práctica de gratittud sencilla, que puedes hacer al final del día, hace que el cerebro note/reconozca a las personas conectadas a ti en la red de la vida mientras vas haciendo tus cosas, y puede utilizarse como un antídoto al condicionamiento negativo de la mente cuando llegan criris y retos.”

Ver entrevista completa en: http://blogs.psychcentral.com/mindfulness/2014/04/the-neuroscience-of-resiliency-an-interview-with-linda-graham/#more-4114

Harvard Business Review: Mindful Leaders

20140311_4Todos necesitamos encontrar la manera de sortear las presiones y distracciones del día a día, pero parece especialmente importante que los directivos con grandes responsabilidades cultiven la claridad y el “focus” en la toma de decisiones, la creatividad para transformar sus empresas, la compasión para tratar con clientes y empleados, y la valentía para abrirse su propio camino.

Estas son algunas compañías que ya lo hacen:
  • Google, con el apoyo de su CEO Larry Page, ha introducido clases de meditación siguiendo el libro de Chade-Meng Tan Search Inside Yourself.

 

  •  General Mills, con el apoyo de su CEO Ken Powell, ha convertido la meditación en una práctica regular. Janice Marturano, en el pasado también empresaria, que dirigió las clases de esta empresa, ha lanzado Institute for Mindful Leadership que enseña cursos de meditación mindfulness.

 

  •  Goldman Sachs, que ha subido 48 puestos según la revista Fortune en el ranking de los mejores lugares para trabajar Best Places to Work también ha incorporado clases y prácticas de mindfulness.

 

  •  En Apple, su fundador Steve Jobs, que era un meditador  comprometido, utilizaba las prácticas de mindfulness para calmar su energía negativa, enfocarse en la creación de productos únicos y fomentar la excelencia en su equipo.

 

  • Gracias a la vision de su fundador, Earl Bakken, Medtronic dispone de una sala para meditar desde 1974 que se ha convertido en un símbolo del compromiso de la compañía con la creatividad.

 

  • Gracias a su CEO Mark Bertolini, Aetna ha llevado a cabo rigurosos estudios studies sobre yoga y meditación y su impacto en los gastos sanitarios de sus empleados. 

 Fuente: Harvard Business Review (Traducido y adaptado de: http://blogs.hbr.org/2014/03/developing-mindful-leaders-for-the-c-suite/)

La meditación y diferentes tipos de amor

La meditación ayuda a localizar las diferencias neurológicas entre dos tipos de amor.

Investigadores de la Facultad de Medicina de Yale que estudian el cerebro de los meditadores, han descubierto que las áreas del cerebro que se activan al experimentar amor desinteresado (la intención profunda y genuina de que los demás sean felices sin esperar recompensa) están desactivadas cuando dos amantes se ven.
 “Cuando deseamos verdadera y desinteresadamente el bienestar de otros, no obtenemos el mismo nivel de excitación que viene con, por ejemplo, un mensaje de quien estamos enamorados románticamente, porque en el primer caso nosotros no importamos”, dice Judson Brewer, profesor adjunto de Psiquiatría de Yale, ahora en la Universidad de Massachusetts.
Estas investigaciones se han publicado el 12 de febrero en la revista Brain and Behaviour.
Las fronteras neurológicas de estos dos tipos distintos de amor se hicieron claras viendo las resonancias magnéticas de meditadores experimentados. Los centros de recompensa del cerebro que se activan con intensidad al ver la cara de la persona de la que estamos enamorados (o una imagen de la cocaína) están casi totalmente inactivos cuando a un meditador se le instruye en repetir en silencio cosas como “que todos los seres sean felices”.
La tranquilidad de este amor desinteresado por los demás, es diametralmente opuesta a la ansiedad causada por una discusión entre amantes o por su separación. Y tiene sus recompensas.
“La intención de esta práctica es fomentar el amor desinteresado (simplemente expresarlo sin buscar nada a cambio)”, dice Brewer. “Si te preguntas cuál es la recompensa por este amor desinteresado, simplemente piensa cómo te sientes cuando ves a gente ayudando a otros, o incluso cuando le abres la puerta a alguien la próxima vez que entres en una cafetería”.